" /> " />
  • FB
  • TW
  • YT
Plza Santa Cruz, 2-4-Zaragoza
TEL: 976 922002 / FAX: 976 392 306 /
Email: cgtense.zaragoza@gmail.com

Portada > Palabras clave > Áreas de trabajo > Política educativa

Áreas de trabajo > Política educativa

  • Nuevas instrucciones del Departamento de Educación

    Iniciativas adoptadas por el Gobierno para favorecer la educación a distancia del alumnado aragonés.
    3 de abril, por FASE CGT

    Tras la rueda de prensa celebrada hoy, lunes 30 de marzo, en la que ha participado la consejera de Universidad, Maru Díaz, y el consejero de Educación, Felipe Faci, el departamento de Educación, Cultura y Deporte ha publicado nuevas instrucciones relativas a la enseñanza a distancia.

    Se adjunta el documento de actualización de medidas y una carta del consejero Felipe Faci al profesorado.

  • Comunicado de la Federación estatal de Enseñanza de CGT. Educación, recortes, precariedad y Covid-19

    30 de marzo, por FASE CGT

    28 de marzo de 2020
    EDUCACIÓN, RECORTES, PRECARIEDAD Y COVID-19

    El personal educativo, al igual que el resto de trabajadoras y trabajadores del país, estamos viendo profundamente alteradas nuestras vidas y labores cotidianas ante la situación de crisis sanitaria originada por el COVID-19. De la noche a la mañana, quienes no hemos enfermado, con mucho estrés, angustia, incertidumbre, miedo y con poco o nulo apoyo de las administraciones, hemos visto como o nos hemos quedado sin trabajo, o se nos ha precarizado, todavía más, el que teníamos.
    Entre los sectores afectados, encontramos al personal científico, con contratos dependientes de la realización de sus proyectos de investigación, que no pueden seguir realizando las tareas necesarias para poder acabarlos debido al confinamiento, dificultando así finalizar las tareas de su contrato dentro del plazo preceptivo. Eso, en el mejor de los casos, porque quienes trabajan para empresas externalizadas de las universidades, monitoras y monitores de comedor, de extraescolares, personal de cocina, personal laboral, del sector social, etc., están sufriendo despidos o Expedientes de Regulación Temporal de Empleo.
    El personal docente hemos tenido que reinventar la docencia y buscarnos la vida para acometer la atención on-line, aún a sabiendas de que pese al denodado esfuerzo, buena parte de nuestro alumnado carece de los medios adecuados para no quedarse descolgado. Esto, el personal funcionario de carrera o interino, el personal sustituto, en muchas ocasiones, ha recibido notificación del fin de su contrato, sin saber cuándo volverá a trabajar en lo que queda de curso.
    En medio de esta situación anormal y caótica, además, el colectivo de docentes de interinas e interinos está siendo víctima del COVID-19 por partida doble, pues a las muchas horas de trabajo on-line, se suma la incertidumbre de qué va a pasar con los procesos de selección (oposiciones) previstos para el presente curso, y que debían comenzar a partir de junio.
    En esta situación excepcional, CGT considera que no es, en absoluto, el momento de preparar unas oposiciones. ¿Quién puede tener concentración y tiempo de dedicación para el estudio? Si algo estamos aprendiendo del teletrabajo es la prácticamente nula posibilidad de
    conciliación con la vida familiar, en época, además, de cuidados permanentes por el confinamiento de hijas e hijos, de familiares dependientes, enfermos, etc.
    La sentencia del 19 de marzo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea pone en evidencia la situación de gran precariedad del personal interino en el Estado español, y cómo las Administraciones abusan de la temporalidad. Desde CGT siempre lo hemos denunciado. Tanto los gobiernos central como autonómicos, con la complicidad de los sindicatos mayoritarios, son responsables de un modelo de acceso a la función pública que no garantiza la consolidación de los puestos de trabajo de trabajadoras y trabajadores que durante años han acreditado
    Y ahora se demuestra, además, lo que veníamos denunciando desde CGT; lo que significa haber estado recortando tanto y durante tantos años en la educación pública, desmantelando un servicio esencial de la sociedad. Año tras año de gobiernos privatizadores que nos han dejado en la situación que ahora sufrimos. Sólo nos faltaba, para rematar, el coronavirus.
    Desde CGT luchamos y lucharemos para que haya suficiente inversión en el sector público, para que Sanidad, Educación y Servicios Sociales sean de la máxima calidad para todas y todos, y exigimos garantías de que saldremos de esta situación sin que tengamos que pagarlo, como siempre, las clases populares y, principalmente, los sectores más vulnerables.


    Salud, ahora más que nunca.
    Federación de Enseñanza de la CGT
    28 de marzo de 2020

  • Comunicado de la Federación de Enseñanza de CGT sobre el profesorado que presta servicio en Marruecos

    Federación de Enseñanza de la CGT
    24 de marzo, por FASE CGT

    COMUNICADO DE LA FEDERACIÓN DE ENSEÑANZA DE CGT SOBRE EL PROFESORADO QUE PRESTA SERVICIO EN MARRUECOS.

    Desde CGT queremos denunciar la grave situación de más de 200 docentes que trabajan en centros de titularidad del Estado español en Marruecos, retenidos sin que les sea posible su regreso.
    A pesar del cierre de los colegios y el estado de alerta, este personal docente continúa en Marruecos teletrabajando desde sus residencias, cuando este mismo trabajo podría realizarse desde su domicilio en España. El 16 de marzo, una circular firmada por la Consejera de Educación de la Embajada de España en Marruecos comunicaba que el personal no está autorizado a desplazarse, abandonando su puesto de trabajo y lugar de residencia, salvo permiso de la Consejería plenamente justificado debido a circunstancias extraordinarias.
    Desde CGT entendemos que el Covid-19 ya es una circunstancia extraordinaria en sí misma, a la que, además, se le suman las circunstancias individuales de cada persona. Por todo esto, desde CGT exigimos del gobierno español que a la mayor brevedad posible sea repatriado todo el personal docente que presta servicio en Marruecos. De la misma manera exigimos que se atienda a todo el personal docente español que trabaje en centros de titularidad del Estado en el extranjero y exprese su voluntad de regresar a España.

    Secretariado Permanente de la Federación de Enseñanza de CGT

    PDF - 125 KB
    Comunicado de la Federación de Enseñanza de CGT sobre el profesorado que presta servicio en Marruecos
  • La asombrosa desaparición de 7 millones de niños españoles por el coronavirus

    Carlos Prieto
    24 de marzo, por FASE CGT
    El filósofo y profesor universitario César Rendueles analiza las claves del confinamiento infantil por el coronavirus. ¿ Los ha ignorado el Estado más que a los perros salvo para hacer deberes y comer pizzas?
  • Filtraciones y falta de responsabilidad

    CGT registra oficialmente sus quejas y peticiones
    23 de marzo, por FASE CGT

    Desde el establecimiento del estado de alarma, la comunidad docente se ha implicado con sus propios medios, esfuerzo y creatividad en el desarrollo -en situaciones no siempre propicias- de una docencia telemática. Un esfuerzo que muestra el compromiso de los y las docentes por la Educación Pública.

    En esta situación de emergencia, la administración, y en concreto la Consejería de Educación que dirige el consejero Felipe Faci, deberían conducirse con mayor responsabilidad.

    Por sorpresa, hemos tenido conocimiento esta mañana de la próxima publicación de una nueva instrucción (la cuarta) relativa a la organización de los centros y las actividades docentes. Una -no precisada- "fuente educativa" que anticipa lo que todos y todas desconocemos.

    Ya erró Heraldo de Aragón la semana pasada cuando, una desafortunada y desinformada noticia, aludió a la posible ampliación del curso más allá de junio, causando la correspondiente inquietud entre las familias y el cuerpo docente.

    Son miles las familias, estudiantes y docentes que, junto a la incertidumbre por el desarrollo de la epidemia, suman la intranquilidad que provocan este tipo de noticias. Este proceder mina la confianza del cuerpo docente en la administración y genera desasosiego en la comunidad educativa.

    Entendemos que esta manera de actuar debería corregirse. Confiamos en que esta no sea la política de comunicación habitual del departamento. No es tiempo para "globos sonda" ni "filtraciones" interesadas.

    Por todo ello, desde CGT consideramos que la representación sindical del colectivo docente debería estar informada certeramente de las iniciativas impulsadas por el propio departamento, y que fueran tenidos en cuenta como interlocutores legítimos en las cuestiones pedagógicas que se implanten, poniendo en valor la importancia de quienes están trabajando en esta situación tan incierta.

  • Deberes escolares en tiempos de confinamiento: ¿son eficaces?

    Fernando Trujillo Sáez
    18 de marzo, por FASE CGT

    Debido al coronavirus estamos viviendo la situación de excepcionalidad educativa más radical que ha vivido el mundo desde las grandes guerras del siglo XX: centros educativos cerrados, alumnado y profesorado recluidos en sus casas, dudas e incertidumbre en torno a los procesos habituales en el sistema educativo (evaluación del segundo trimestre, escolarización del próximo año, prueba de acceso a la universidad, etc.). Sin lugar a dudas, podemos afirmar que todo lo que era sólido en educación se desvanece en el aire –esperemos que por un tiempo breve y limitado–.

    De enseñanza presencial a online

    Ante esta situación, la normativa y el sentido común obligan a llevar a cabo un experimento inaudito: el tránsito, precipitado y no previsto, de la enseñanza presencial a la enseñanza on-line de todo el alumnado, desde Educación Infantil hasta Educación Superior, y en muchos países por todo el mundo de manera simultánea.

    ¿Cómo lo podemos hacer? ¿Qué tipo de actividades podemos realizar? ¿Cómo nos relacionaremos con nuestro alumnado y sus familias? ¿Qué recursos usaremos? Esta son hoy algunas de las muchas preguntas que los centros educativos y el profesorado están intentando resolver de manera urgente para que tan pronto como sea posible los estudiantes puedan aprovechar su tiempo en casa para el estudio y el aprendizaje.

    Desafortunadamente, los docentes están organizando esta transición sin contar con referencias válidas porque nunca, ni en la peor de nuestras pesadillas, habríamos imaginado una situación así –y cuestionando, al mismo tiempo, la fragilidad de la digitalización de la escuela, tímida y limitada en recursos y profundidad–.

    Un aluvión de iniciativas

    En pocas horas han surgido iniciativas privadas, comunitarias, institucionales y empresariales que ofrecen recursos e ideas, pero lo cierto es que el panorama que observamos está presidido por la ambigüedad de la administración (amparada tras el mantra de la “autonomía de los centros”), las dudas de los centros y muchos docentes y el paso al frente de muchos educadores y educadoras que sí han creído durante años que en lo digital había una oportunidad que explorar para ofrecer una docencia de calidad.

    Sin embargo, en el sistema educativo tenemos una experiencia valiosa que puede servirnos en esta situación para iluminar, aunque sea parcialmente, el camino. Es una experiencia cotidiana y discreta pero también una experiencia central en nuestro sistema educativo, conocida por las familias, los estudiantes y, por supuesto, el profesorado: los deberes.

    La caja negra del sistema educativo

    Los deberes son la caja negra del sistema educativo. Si queremos conocer qué relación plantea el profesorado con su alumnado y las familias, debemos mirar a los deberes; si queremos conocer cómo se define el aprendizaje en el proyecto educativo o el nivel de saturación de la ratio del centro, hacemos bien en analizar los deberes y su revisión; si necesitamos saber cuáles son los conocimientos y las competencias de un estudiante concreto, podemos ver cómo resuelve los deberes; si queremos saber el nivel y el tipo de implicación de las familias, observemos los deberes.

    Los deberes son, por tanto, uno de los indicadores más claros acerca del estado de la educación, del funcionamiento de un centro, de la manera de enseñar de un docente, de la manera de aprender de un estudiante y de la manera de ejercer la labor parental por parte de las familias.

    Así pues, la referencia fundamental para estos días de “escolarización en casa” serán, con mucha probabilidad, los deberes, y esto requiere que revisemos qué sabemos sobre ellos desde la perspectiva de la investigación educativa.

    Relación deberes-resultados

    Para empezar, la investigación ha demostrado con claridad que existe una correlación positiva entre los deberes y los resultados de aprendizaje (evidencia 1; evidencia 2). Sin embargo, ahora vienen los matices.

    Veamos:

    - si los deberes son repetitivos y extensos, la correlación es negativa;

    - si los estudiantes no perciben con claridad el propósito de los deberes, baja la implicación y entonces la correlación es negativa;

    - por el contrario, si los estudiantes entienden que los deberes han sido bien diseñados, entonces la correlación es positiva;

    - si el tiempo de realización de los deberes es demasiado largo, la correlación es negativa –y puede ser señal de que hay dificultades de aprendizaje–;

    - si las familias interfieren demasiado en los deberes, entonces la correlación es negativa frente a las familias que estimulan la autonomía y la seguridad, cuya presencia tranquilizadora parece que genera una correlación positiva.

    Así pues, la respuesta a la pregunta de la efectividad de los deberes responde a lo que ciertos autores han llamado el “efecto camaleón”: parece que sí hay relación positiva entre deberes y resultados de aprendizaje, pero dependiendo de cómo se analice, esta se muestra de una manera u otra.

    Precisamente en ese “depende” es donde está la clave que hace que los deberes sean un complemento útil para el aprendizaje, una pesada piedra sobre el tiempo de ocio del alumnado o, simplemente, una pérdida de tiempo.

    Las cuatro ideas clave

    Analicemos, pues, ese “depende” centrándonos en cuatro ideas fundamentales: finalidad, diseño, revisión y esperanza.

    1. La primera clave para hacer de los deberes un factor de aprendizaje es la finalidad de los mismos. La investigación ha analizado diversas finalidades que van desde la práctica de conocimientos adquiridos en el tiempo escolar, pasando por la expansión de esos conocimientos o la transferencia a otros contextos, hasta finalidades vinculadas con la evaluación o incluso de carácter punitivo, vinculadas con el comportamiento en clase.

    Solo cuando los estudiantes perciben coherencia entre la finalidad de los deberes y el aprendizaje, entonces los deberes tienen un efecto positivo en el aprendizaje; es decir, los deberes deben estar alineados, en una situación normal de clase, con las prácticas de aula y nunca deben servir para reprobar o castigar un comportamiento. En una situación de excepcionalidad como la que nos encontramos, las tareas que asignemos a nuestros estudiantes pueden recorrer todo el rango de “finalidades positivas” (práctica, expansión o transferencia de conocimientos a otros contextos) y esta finalidad debe ser obvia para nuestros estudiantes.

    2. La segunda cuestión es el diseño de los deberes. Por un lado, como ya hemos comentado, la calidad percibida por los estudiantes correlaciona positivamente con los resultados de aprendizaje: los estudiantes aprecian el esfuerzo por parte del docente por generar unos deberes bien diseñados, lo cual podría venir a cuestionar los “deberes de encargo” a partir de las actividades prescritas por el libro de texto.

    Por otro lado, parece que unos deberes con instrucciones claras, cortos, frecuentes y que los estudiantes puedan resolver con autonomía por suponer un reto ajustado a su nivel de desarrollo correlacionan positivamente con los resultados de aprendizaje.

    En esta cuestión nos encontramos con el problema de la estructura de recursos humanos de nuestro sistema educativo: personalizar los deberes requiere un tiempo y una dedicación que supera la disponibilidad habitual del profesorado con las ratios actuales. Así pues, la defensa de ratios menores es, entre otras cuestiones, una lucha por disponer de más tiempo y mejores recursos para personalizar la enseñanza.

    Sin embargo, en una situación como la actual tenemos que hacer el mayor esfuerzo posible por diseñar lo mejor que podamos las tareas que asignemos a nuestros estudiantes. Esto implica personalizar en la medida de lo posible las tareas en relación con el nivel de competencia, el conocimiento y los recursos de nuestro alumnado siendo especialmente conscientes de que los deberes, según la propia OCDE, pueden ser fuente de desigualdad.

    3- En este sentido, un reto transcendental ahora es conocer cuáles son los recursos con los cuales cuenta el alumnado, diseñar contando con la realidad socioeconómica de las familias y, a partir de ahí, aportar las estrategias de andamiaje (ejemplos, guías, material de ayuda, tutorías telefónicas u online, etc.) necesarias para que nuestros estudiantes puedan realizar las tareas con el mayor nivel de autonomía posible.

    En el mismo sentido, la revisión de los deberes es un ejercicio necesario para que estos tengan un impacto positivo en el aprendizaje. Esta revisión tiene una doble función: por un lado, obviamente, ayudar e informar al estudiante acerca de su ejecución de los deberes, solventando los problemas que hayan podido aparecer durante el trabajo fuera del aula; por otro lado, la revisión de los deberes es un mecanismo interesante para la “regulación del aprendizaje”, que es la base de la evaluación.

    Por supuesto, no hablamos de “calificación”, sino de obtener datos acerca del avance de cada estudiante y de toda la clase para que el docente pueda, en el caso de que existan dudas o problemas, proponer las soluciones adecuadas –en este momento, por supuesto, por vía telemática–.

    Es decir, la revisión de los deberes es un momento importante para el docente como investigador de su propia práctica y, aunque en una situación normal la ratio o el horario pueden ser problemas que impidan la observación serena o la respuesta personalizada, en una situación como la actual aportar un feedback de calidad a nuestro alumnado es quizás la labor más importante que podemos realizar por mucho tiempo que consuma y complicado que parezca.

    4- En todo caso, el factor fundamental que nos gustaría comentar respecto a los deberes no está vinculado solo con la actividad del docente (definición de la finalidad, diseño y revisión de los deberes) sino con un sentimiento necesario para el aprendizaje: la esperanza. Los estudiantes deben poder enfrentarse a los deberes, como al aprendizaje en general, con esperanza, es decir, siendo capaces de ver un camino para llevarlos a cabo y contando con que disponen de los recursos para recorrerlo.

    La esperanza, que implica conocer el camino y tener capacidad para recorrerlo, está en la base de una actitud orientada hacia el éxito, como también ocurre con la autoestima y una percepción positiva de uno mismo.

    Diferentes “perfiles de esperanza” hacen que sean más o menos probables ciertos comportamientos académicos que inciden positivamente en el aprendizaje, como hacer los deberes, estudiar o participar en clase, y nuestra obligación ahora es promover un “perfil de esperanza” positivo respecto al aprendizaje para todo nuestro alumnado en todas las situaciones de vida posibles.

    Una ventana al orden en esta situación

    Es más, hoy más que nunca esta escuela forzosamente virtual y electrónica que estamos organizando debe recoger lo mejor de nuestro conocimiento y nuestra competencia profesional para ser un auténtico espacio de esperanza en tiempos de incertidumbre.

    Muchos niños y niñas miran sorprendidos a las calles vacías de sus ciudades y ven a sus familias encerradas en casa temiendo a un enemigo invisible pero cuya gravedad se dibuja en el rostro de sus mayores. En esta situación la actividad académica debe ser una ventana de normalidad y orden, de sentido y esperanza.

    Si la docencia es la profesión que permite a nuestros menores encontrar sentido al mundo, este es entonces el momento de los buenos docentes, el momento de traer esperanza a nuestro alumnado a través del aprendizaje.

    Fernando Trujillo Sáez es Profesor titular en la Facultad de Educación, Economía y Tecnología de Ceuta, Universidad de Granada.

    Este artículo fue originalmente publicado en theconversation.com

  • Escrito de la Junta de Personal docente no universitario ante el estado de alarma por el COVID-19

    Ante el estado de alarma por el COVID-19
    16 de marzo, por FASE CGT

    ESCRITO DE LA JUNTA DE PERSONAL DOCENTE NO UNIVERSITARIO

    Zaragoza a 16 de marzo de 2020

    Desde la Junta de Personal Docente no Universitario, queremos denunciar la falta de claridad que ha existido y existe por parte de la Administración a la hora de determinar la asistencia del profesorado, del personal administrativo y de servicios a los centros de trabajo. Por un lado se prohíbe la apertura de centros y se paraliza el proceso de admisión del alumnado y por otro, dejan en manos de los equipos directivos que el claustro y ellos mismos, deban acudir a trabajar al centro o hacerlo telemáticamente.
    Esto ha dado lugar a que equipos directivos, personal docente, administrativo y de servicios de algunos centros haya tenido que acudir a trabajar presencialmente y que otros no hayan ido y esté realizando el trabajo desde casa.
    No entendemos que desde la administración no saquen instrucciones claras al respecto reflejando de manera contundente que estos profesionales no deben acudir a los centros.
    No nos queda otra que instar a los maestros y maestras, profesores y profesoras, secretarias y secretarios, jefas y jefes de estudio y directores y directoras y demás personal, que os quedéis en casa, que no acudáis a trabajar al centro y que realicéis el trabajo de forma telemática. Por encima de la no claridad de la administración, nos avala el Art 9 del Real Decreto por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis ocasionada por el COVID-19, que establece claramente las medidas de contención en el ámbito educativo determinando que “quedan suspendida la actividad educativa presencial en todos los centros y etapas…”
    Por otro lado, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, en su Art. 21 establece que, de acuerdo con lo previsto en el apartado 1 del Art 14 de la presente Ley, “el trabajador tendrá derecho a interrumpir la actividad y abandonar el lugar de trabajo, en caso necesario, cuando considere que dicha actividad entraña un riesgo grave e inminente para su vida o salud”...
    No sabemos qué más necesita la Administración para ser contundente a la hora de cerrar los centros. Entendemos en “caos” y el desconcierto que ha provocado esta situación, pero no entendemos que se ponga en riesgo la salud de los trabajadores y trabajadoras.

    Por todo esto, ahora más que nunca…
    #QUÉDATEENCASA

  • CGT ENSEÑANZA EXIGE RESPONSABILIDAD ANTE EL COVID-19.

    CGT insta al cierre de centros escolares
    15 de marzo, por FASE CGT

    En esta situación de excepcionalidad provocada por la epidemia de COVID-19, CGT-Enseñanza saluda la decisión de la administración de suspender el proceso de escolarización. Creemos que es una medida apropiada y necesaria, dirigida a limitar situaciones de contagio, y plenamente coincidente con lo establecido en el reciente Real Decreto que estableció el pasado sábado el estado de alarma.

    CGT-Enseñanza quiere expresar su preocupación por la nueva organización de centros escolares determinada por la administración ante la emergencia del COVID-19. Consideramos que las instrucciones publicadas por la administración el pasado viernes 13 de marzo resultan a día de hoy completamente obsoletas, al no responder a la situación devenida tras la publicación el día de ayer del Real Decreto por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

    En diversas ocasiones hemos instado a la administración a que actualizara las instrucciones del pasado viernes para evitar situaciones innecesarias de riesgo y garantizar la seguridad de los y las docentes y de la comunidad educativa en su conjunto.

    Ante la inexistencia de estas nuevas instrucciones y la falta de un criterio claro y rotundo, CGT-Enseñanza se ve obligada a apelar directamente a la responsabilidad de los y las docentes instando a que desobedezcan las indicaciones de sus equipos directivos y no acudan a sus centros de trabajo. Todos los materiales que se necesitan para que el alumnado esté atendido se pueden organizar de manera telemática, NO ES NECESARIO REALIZARLO EN LOS CENTROS. Tampoco es necesario que los centros estén abiertos en su horario completo para atender al alumnado desfavorecido, se pueden establecer actuaciones que no ponga en riesgo a los docentes ni a los familiares.

    Esta medida de autoprotección se justifica por el artículo 9 del Real Decreto por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis ocasionada por el COVID-19, una directiva de rango superior que establece claramente las medidas de contención en el ámbito educativo, determinando que «Quedan suspendida la actividad educativa presencial en todos los centros y etapas, ciclos, grados, cursos y niveles de enseñanza, incluidos en el artículo 3 de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación», indicando que «Durante el período de suspensión se mantendrán las actividades educativas a través de las modalidades a distancia y «on line», siempre que resulte posible.»

    Del mismo modo, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, en su artículo 21 establece claramente que «(…) De acuerdo con lo previsto en el apartado 1 del artículo 14 de la presente Ley, el trabajador tendrá derecho a interrumpir su actividad y abandonar el lugar de trabajo, en caso necesario, cuando considere que dicha actividad entraña un riesgo grave e inminente para su vida o su salud.» En este mismo artículo, la Ley de Prevención de Riesgos Laborales refiere que «(…) Cuando en el caso a que se refiere el apartado 1 de este artículo el empresario no adopte o no permita la adopción de las medidas necesarias para garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores, los representantes legales de éstos podrán acordar, por mayoría de sus miembros, la paralización de la actividad de los trabajadores afectados por dicho riesgo. Tal acuerdo será comunicado de inmediato a la empresa y a la autoridad laboral, la cual, en el plazo de veinticuatro horas, anulará o ratificará la paralización acordada.
    En su último punto, refiere a que «Los trabajadores o sus representantes no podrán sufrir perjuicio alguno derivado de la adopción de las medidas a que se refieren los apartados anteriores, a menos que hubieran obrado de mala fe o cometido negligencia grave».

    La situación de gravedad y emergencia en la que nos encontramos incursos requiere la adopción de medidas claras y contundentes, tal y como establece el Real Decreto por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19.

    Por todas estas razones, insistimos en la necesidad de cierre de todos los centros educativos y, tal y como indica el citado Real Decreto, facilitar la continuación de la docencia telemáticamente.

  • Suspensión de la actividad educativa desde el lunes 16 de marzo

    13 de marzo, por FASE CGT

    Debido al COVID-19 toda actividad educativa en Aragón ha sido suspendida a partir del lunes 16 de marzo durante 15 días.

    La medida afecta a todos los niveles educativos. Desde CGT-Enseñanza apelamos a la responsabilidad de la ciudadanía para limitar los contagios.

    Del mismo modo, seguiremos trabajando para informar, asesorar y apoyar a las comunidades educativas y a l@s docentes y afiliad@s.

  • Más pedagogía feminista y menos veto parental

    Mara Nieto
    10 de marzo, por FASE CGT
    Este 8 de marzo resulta aún más importante, si cabe, reivindicar una educación feminista frente a las maniobras de la extrema derecha para eliminar cualquier intento de educar en valores de igualdad.

Pages 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9

Secciones

Protección de datos | Aviso legal y condiciones de uso | Cookies


CGT Aragón - La Rioja CIF: G50514512 © 2018